jueves, 29 de mayo de 2008

atrévete


screenshot de la SER


La consulta de Ibarretxe

El gobierno vasco ha presentado un documento aprobado en un consejo de gobierno extraordinario celebrado el 28 de mayo de 2008 que contiene las preguntas que desearía efectuarle a la ciudadanía vasca:
____________

"¿Está Usted de acuerdo en apoyar un proceso de final dialogado de la violencia, si previamente ETA manifiesta de forma inequívoca su voluntad de poner fin a la misma de una vez y para siempre?

¿Está Usted de acuerdo en que los partidos vascos, sin exclusiones, inicien un proceso de negociación para alcanzar un Acuerdo Democrático sobre el ejercicio del derecho a decidir del Pueblo Vasco, y que dicho Acuerdo sea sometido a referéndum antes de que finalice el año 2010?"
____________

No comprendo cómo se puede plantear una pregunta así. La E.T.A. es una organización violenta que mata. ¿Cómo se puede otorgar a semejante banda un papel de interlocutor político?. Yo alucino. Por lo que a mí se refiere, la primera pregunta está completamente fuera de lugar. A los criminales hay que perseguirlos. Cualquier solución que admita la legitimidad de interlocutores violentos está viciada de antemano (no se puede sentar bases de convivencia con tales precedentes).

Con la segunda pregunta estoy plenamente de acuerdo: le daría un apoyo entusiasta si no fuese porque la primera pregunta deslegitima la segunda (y todo lo que la incluya como pregunta legítima).

PS. Acabo de descubrir un gazapo que podría tener consecuencias imprevisibles (desde el simple recochineo hasta la acusación de apología de terrorismo): la palabra utilizada en la primera pregunta es fin, no fín. Me pregunto hasta qué punto es fiable mi fuente de información ...

lunes, 26 de mayo de 2008

usted y yo


De pequeño acabé por aprender que había personas a las que tenía que dirigirme tratándolas de usted; creo que la figura que me quedó indeleblemente asociada a ese palabro es la de mi abuelo paterno (mi abuelo materno murió en el 36, yo nací en el 58*), un hombre riguroso como pocos.

En mis tiempos no existía la EGB, sino la enseñanza primaria, que se acababa a los nueve/diez años, para dividirse en dos ramas: una, cuyo nombre no recuerdo y desembocaba en la formación profesional, y el bachillerato, que duraba hasta el posible ingreso en la universidad. Yo hice el bachillerato, cada año en un colegio diferente, de forma paralela a las múltiples mudanzas de nuestra familia; cada año conociendo a nuevos compañeros y profesores, a quienes trataba respectivamente de tú y de usted.

Un buen día, tenía quince años, me subí en Barcelona al autobús y el conductor me trató de usted; recuerdo que apenas sentía los empellones del motor mientras buscaba los asientos de atrás, flotando, investido de autoridad, mostrando a todos mi libro de química, con un a bolígrafo llenando la portada.

En el instituto de Santa Coloma de Gramenet cursé sexto, el último curso del bachillerato. Nunca había estudiado en un colegio público y el ingreso en el instituto despertaba en mí tanta intriga y emoción como inseguridad en mis padres. En las aulas se fumaba sin restrición, lo que contribuía a que, al final de las clases, mi cerebro (de por sí proclive a ello) se inundara de ondas teta. Aquí viene a cuento que muchos profesores del instituto pedían ser tratados de tú y los que exigían el usted tenían entre los alumnos una valoración negativa.

En COU (curso de orientación universitaria, ignoro si aún existe) volví al usted de luto, en un colegio religioso, y, al final del curso, la muerte de Franco fue para mí el liberador final de una era, el nacer del hombre nuevo (hoy: ese chiste); el nuevo orden era el caos y el usted una de las herencias del mal gusto.

Tengo entre mis prejuicios que el usted es algo genuino de Madrí, donde la jerarquía es el material con que se hacen las tuberías que conducen el fluido de los presupuestos del estado.

A mis cincuenta años, siento que se me esfuma la legitimidad para tratar y ser tratado de tú. Ahora mi resulta más gamberro, más charnego, más chorizo. Oh, sí, quiero gamberramente pasarme por el forro el usted de los Berlines y Popoyos que en el mundo son.

*Es bien interesante el cambio de perspectiva que en la apreciación de la realidad del tiempo produce la edad; siendo un jovencito, la fecha de la muerte de mi abuelo me parecía remotamente perdida en la noche de los tiempos, mientras que hoy, tanto tiempo después, me apetece llamarlo anteayer.

potaje

Definitivamente, al PPSOE no le caigo bien. Y no es que me resulte extraño, es sólo que tenía la recóndita esperanza de que el engendro no fuese tal, sino un fantasma de mi calenturienta mente.

Y es que no debe de ser fácil aguantar a un moscardón que cada día paladea tus contradicciones. Y menos cuando anda coleando ese follón de la red liberal (cuya trascendencia, la verdad, ignoro). En fín, esto viene a cuento de la exclusión ("Invalid user" aparece como respuesta al envío de un comentario) de que Berlin me ha hecho objeto. Confieso que no lo esperaba y que, en el fondo (muy en el fondo :-), me alegra (ladran, Sancho). No me resisto a poner el epitafio con que me ha premiado:

--A mí, usted, hugo/santiago/paracuellos/goethe me resulta apasionadamente contradictorio como buen ser humano que debe ser (¿me escribe una máquina?): importar, lo que se dice importar, no le importa nada la política española, y dice no saber nada de ella. Pero aquí está todos los días y bien que nos pone una bandera tricolor en catorce de abril. Se parece mucho a aquél personaje de Vente a Alemania, Pepe, que renegaba de España porque no estaba conforme pero lloraba recordando las alubias con chorizo. Como él, ambos vivirían en paracuellos, en el valle de los caídos o viendo un nodo con Franco pescando en el Azor. La pregunta es si el pensamiento gira en torno al azor de la misma forma que pensar la política inglesa se hiciera en torno a Churchill, no por las credenciales, sino por la distancia y los metros bajo tierra que los adornan.--

Lo pongo porque algo debe de tener acertado. Me ha gustado mucho lo de "pero lloraba recordando las alubias con chorizo", me ha hecho reír. Es lo que tiene Berlin: es un magma de mensajes crípticos que probablemente él mismo no acaba de entender, pero es simpático y tolerante je je. Que lo sepas, Berlin: ni estoy a gusto en Alemania ni añoro España, ambas me importan un rábano. Creo que lo que define el nuevo mundo son las comunidades lingüísticas y ahí, mal que nos pese (a partir de ya a ambos), estamos en el mismo barco. Que disfrutes el potaje.

zapeo web y desarme

De zapeo web he llegado aquí, de donde a aquí (de aquí); es un placer comprobar que hay gente que cree en el desarme.

domingo, 25 de mayo de 2008

Como dice Fulanito


Tal vez no nos sea posible pensar sin tomar posición en alguna forma de combate. Y es que parece que necesitemos convencer a alguien de la corrección de lo que pensamos o, lo que es peor, convencerlo de que esta equivocado. En esa necesidad se apoya la búsqueda de soporte argumental mediante el argumento de autoridad (como dice fulanito....).

Creo que, en el uso del argumento de autoridad, una de las más socorridas es la palabra Ciencia, que podría ser contemplada, desde este punto de vista, como un arquetipo resultante de la creación de dioses antropomórficos*. La ciencia es aquí un ser autónomo dotado de personalidad propia y voz única, lo cual se refleja en expresiones del tipo "lo que dice la ciencia".

Dado que son muchas y muy variadas las posiciones desde las que uno se puede acercar a las afirmaciones de quienes dicen trabajar conforme al método científico, se genera en el acercamiento una concurrencia que deviene en formación de sectas, una de las cuales recibe la calificación de escepticismo. En la proliferación de subsectas, me resulta imaginable algo así como una confederación de blogs auténticamente escépticos que, por una módica cuota, certifique la escepticidad de las afirmaciones vertidas en sus blogs miembros.

¿Es posible pensar desde una forma aposicionada?. Me voy a dar una provisional respuesta: no.

Pensar es hacer uso del lenguaje**. El lenguaje es un conjunto de herramientas simbólicas que estamos creando desde hace no tantos siglos como la frase "al principio era el verbo" podría hacer creer. Entiendo aquí como lenguaje los conjuntos de normas logicomorfosintácticas que regulan (o expresan el comportamiento de) los diferentes idiomas, así como los conjuntos de textos y grabaciones audiovisuales en ellos producidos.

El lenguaje es, pues, un patrimonio colectivo del que, al menos hoy por hoy, sólo es posible hacer uso de una forma selectiva: es imposible asimilar el conjunto de todas las informaciones que humán escribe y dice.




* Comprendo que la expresión puede, para más de uno, resultar pleonásmica, pero es de considerar que, a muchos otros, no les parecería ni siquiera correcta.

** También aquí soy consciente de que la afirmación puede estar sujeta a controversia. Mi afirmación aquí no es sino la toma de un atajo que me permite seguir escribiendo el texto sin perderme en el magma mental donde las respuestas, si existen, son paradójicas o en sí mismas contradictorias.

sábado, 24 de mayo de 2008

de la aparición de Santa María Gil en el santuario de Génova

Es evidente que los conservadores constituyen el segmento del espectro político que más ha evolucionado; han tenido que aprender mucho para adaptarse a los tiempos. Aprender cosas nuevas lleva a que, por acumulación, las viejas se vayan olvidando y -supongo- ése debe de ser el mecanismo subyacente a la creencia de mucha gente de que el PP no tiene nada que ver con el franquismo (hay mucha gente que con aparente sinceridad lo cree).

Creo que en su evolución están a punto de sobrepasar al partido de la acera de enfrente. En primer lugar, hay que decir lo de ver para creer: que las gentes salgan a la calle para pedir la dimisión de sus propios líderes es algo que en tiempos de Paco era inimaginable. Afortunadamente, no volverá a levantar la cabeza. En segundo lugar, se están situando en posición de (no quiero decir que lo vayan a conseguir, pero nunca se sabe...) autodotarse de mecanismos de democracia interna que serían una importante contribución a la democracia en su conjunto.

A ver qué pasa.


video

Carlos Nuñez - Muiñeira de Poio

viernes, 23 de mayo de 2008

Aaaaayyyyy carballeira que chove!

Adoro la sardana, con su civilizada armonía, elegantemente pueblerina, pero lo que me levanta es la muiñeira, la llevo en la sangre, esa salvaje melodía que suena a vino, a pulpo, a romería.

Asuca

Popoyo ha venido a casa con un caramelo de ricino, le he regalado una tizona de hojaldre; la ha roto con cara de decir "vaya mariconada" y se ha ido al Tricornio de Babeuf a chinchar fachas; después, al palacio de la hermosísima princesa de la negra rosa, a seducirla a mandoblazos. Yo amo a Popoyo como al mejor de mis enemigos; me gusta su cojera basilona, sus melopeas de ETAnol y su carné de rojo.

miércoles, 21 de mayo de 2008

El nacionalismo es una enfermedad curable



Hace una semana, la E.T.A. asesinaba a un guardia civil en un atentado contra una casa cuartel.

El nacionalismo español reaccionó de forma dolorida, expresando su indignación, condolencia, rabia, impotencia, condena, pesar, rechazo, angustia, solidaridad y demás. Englobo a las personas que así reaccionaron ante el asesinato bajo la expresión "nacionalismo español" porque ése es un atentado -le pese a quien le pese- por motivaciones políticas de una organización contraria a la nación española y porque, al mismo tiempo, tenía lugar en China una catástrofe humana que ha producido imágenes cuya contemplación desgarra el corazón, sin que las expresiones de dolor fueran ni remotamente comparables con las del dolor por el guardia civil asesinado.


Los terremotos son hoy por hoy impredecibles y sus consecuencias seguirán siendo dramáticas independientemente del comportamiento de las comunidades que los sufran.

Un asesinato es algo esencialmente diferente de un terremoto. Es el resultado de una forma de conducta humana. Hay dos formas de considerar una tal conducta: como enfermedad y/o como perversión moral, pudiendo ser difícil delimitar ambos enfoques. En cualquier caso, se hace necesaria una respuesta del cuerpo social para que el individuo no reincida y para evitar que la sociedad genere el menor número posible de tales conductas. Y aquí estamos ante el nudo gordiano.

Esa colectiva expresión de dolor es el éxito del atentado. Comprender esto es clave. Tanto mayor es el grito de dolor (resonancia de la noticia), tanto mayor es el éxito del atentado. La nación entera gritando, graznando su dolor, es el éxito completo del atentado.

A mi entender, las personas nacionalistas viven una situación parecida a la de las personas adictas a sustancias psicotrópicas (y aquí se me ocurre una posible interacción entre nacionalismo y alcohol): son incapaces de reconocer que están enfermas. Esa incapacidad se manifiesta, en el caso del nacionalismo español (el que me ocupa, pues mal que me pese soy español), en la incapacidad de atribuir al acto terrorista una intencionalidad política y, sobretodo, de reconocer en la propia conducta la causa del acto terrorista.

De mi actividad web en estos días me han quedado dos sorpresas: la decisión de no volver a un lugar nacionalista que, por prejuicios ideológicos, consideraba deseable (aquí, aquí) y la sensación de creciente confort que experimento en un sitio de dialogante cordialidad que, por los mismos prejuicios, inicalmente consideraba indeseable (aquí, aquí). Cosas veredes.

¿Frankenstein o Superman, los dos o ninguno?


La creencia de que la vida es un sistema de concurrencia en el que hay que anticiparse a los demás para hacer las cosas correctamente puede llevar a tomar decisiones que luego se revelen como equivocadas. No digo que tenga que ser así, sino que las decisiones se toman esperando que el tiempo decida si lo son o no, sin dejarse llevar por los juicios timoratos, porque el tiempo apremia. Es lo que tiene el progresismo, esa creencia de que el progreso no es el simple resultado de la acción humana, sino el resultado de la lucha contra el mal.

En el reino Unido, en el marco de la investigación con células madre, ha sido aprobada la creación de embriones híbridos animal/humano (*). La motivación no es el gusto por lo frankensteiniano, sino la holgura financiera: obtener óvulos de hembras humanas parece ser mucho más costoso que obtenerlos de vacas. A los óvulos de las vacas se les vacía su propio núcleo, se les introduce el núcleo de una célula humana adulta y se los cultiva para la obtención de células madre. Está prohibido tanto dejarlos evolucionar más allá de 14 días como implantarlos en un útero humano.

Estas actividades chocan más que nada con el pensamiento religioso, que parte de la firme creencia de que el mundo ha sido hecho por Dios de una determinada manera y al hombre no le está permitido alterarla, creencia que se condensa en el mandamiento "no matarás" y que, en España, tiene actualmente su límite legal en la edad del embrión en los casos de aborto, variable según el supuesto correspondiente (12 semanas en caso de violación, 22 semanas cuando el embrión tiene graves defectos físicos y cualquier edad cuando la vida de la madre está en peligro): en esos casos se considera que no se está dando muerte a una vida humana.

En Alemania este asunto provoca reacciones específicas, diferentes de las de fuera, porque en cualquier debate sigue pesando mucho todo lo relacionado con el pasado nazi, verbigracia la eugenética o higiene racial: intento de mejorar el patrimonio genético nacional impidiendo el desarrollo de enfermedades hereditarias mediante la exclusión a la reproducción de personas enfermas (por esterilización).

Aquí hoy no sólo está prohibido crear embriones híbridos (embriones cuyo material genético ha sido modificado), sino que es delito la sola creación de embriones humanos con fines científicos.

(*) una forma impropia de hablar, si se tiene en cuenta que todo humano es un animal.

viernes, 16 de mayo de 2008

nos

No me cabe duda de que somos una sociedad cada vez más libre, a pesar de seguir siendo fundamentalmente una sociedad de esclavitud, donde el papel del esclavo lo interpreta el llamado trabajador en sus diferentes clases, el inmigrado en el nivel inferior. Al acelerado ritmo que cambian las cosas (a velocidad de cambio progresivamente mayor), no sería de extrañar que en poco tiempo (unas cuantas décadas no son sino un corto destello temporal) nos encontremos con una sociedad completamente diferente, que nada tenga que ver con eso que conocemos como capitalismo, hasta ahora la forma de estructurar la economía humana más respetuosa con la libertad individual. Por ahora, es lo que hay y su máxima expresión estética es esa fusión de arte y propaganda política que va rompiendo los tabúes del yo y llamamos publicidad.

La sociedad que de aquí emerge es cada vez más autoconsciente y acabará pronto dando una solución al aparente conflicto que plantea la existencia de trabajos cada vez más mecanizados, en los que la actividad humana es quasi prescindible, y la de una creciente población humana capacitada para trabajar.

gansitos y hermosísima flor fea



jueves, 15 de mayo de 2008

hoy tengo poco que decir

porque ya he dicho suficiente (tal vez demasiado, sí) en casa de Gracchus.

No. Tenía pensado no añadir nada, pero no me puedo contener. Y es que, cuando menos uno lo espera, salta la liebre y, claro, se le pone a uno cara de conejo. El motivo de la continuación es la visita de un patriota, un auténtico patriota (dioses, qué náusea me da el palabro: si estuviese cerca de un etarra vomitaría hasta vaciarme) que, para mayor divertimento, es rojo y profesional del orden público, según he podido colegir de su críptica autodescripción. La criatura ha dejado el siguiente mensaje:

Al menos yo soy educado y le hablo de usted, aunque no se lo merezca. Ni por sus formas ni por su calaña y mala ralea.
Un saludo tenga usted y siga en su desierto, meditando cual anacoreta sus delirios, pero no nos contamine.

La verdad: es todo un honor ser insultado por según quién.

miércoles, 14 de mayo de 2008

¿es esto razonable?

"Sólo piensas en cumplir los 36 meses del derecho preferente para poder volver a casa". Según elmundo, es lo que dice un guardia civil destinado en el País Vasco. ¿Es ésta la gente idónea para mantener el orden cívico en el País Vasco?. Sí: porque se trata de un país ocupado.

Empero,

afortunadamente, ese país se va humanizando.

Por el referéndum de autodeterminación del País Vasco

La E.T.A. ha matado a un miembro de las fuerzas de ocupación del País Vasco. En una situación así lo que toca es indignarse y lanzar soflamas patrióticas, la turba del PPSOE ya está a la carga. Salta a la vista que esto es una guerra. Una guerra en la que está escrito: los perdedores son los vascos, porque el argumento de las armas es el más necio que se puede utilizar; da fuerza moral a un invasor con armas mucho más poderosas y debilita la postura negociadora de los vascos que niegan la violencia. Cada invasor muerto fortalece un poco más a los ocupantes. La mía es una voz en el desierto; aquí, cuando pienso en el País Vasco, la palabra España no me remueve tanto las tripas.

las personas ... humanas :-)

Esta efervescencia palabril que vive el pepé está haciendo reposicionarse a más de uno. Como las situaciones son nuevas e inesperadas, para justificar lo que se ha acabado de decir o hacer, se recurre a conceptos y magnitudes que puedan encajar las palabras dichas con lo que se dice que se ha hecho. Un concepto digno de ser investigado es el sacado a la luz por Don Jaime Mayor Oreja. Su denominación: "la verdad de las personas". Leído aquí.

zapeo web

Un poco de zapeo web me ha permitido poner un poco de sal en la sosa dieta a que el momento me quería condenar. He empezado leyendo un post de Berlin sobre la expulsión de uno de los blogs integrados en la llamada Red Liberal (¿no es un contrasentido la expresión?). Berlin escribe bien -de vez en cuando- y está plenamente inmerso en el síndrome de Paracuellos (el de quienes quieren presentar la herencia del franquismo como la asociación de los liberadores de Eppanyia).

Su post me ha llevado a enterarme de la existencia de un rojo (en sentido protofranquista: el de los que estaban por la república como sistema de libertades) que pretende (o había pretendido) integrarse en esa asociación de liberadores. Un deseo así es perfectamente comprensible: los llamados libegales son los conservadores de toda la vida, gente que huele a dinero, esa feromona.

Entre los comentarios, el de una una libegaldora que en su blog hace un comentario solidario con el post de otro libegalcionista que se hace caca en las palabras de Juan Carlos acerca de ZP. Esas palabras aparecen publicadas en Libertad Digital, uno de los órganos de propaganda del postfranquismo. Cito de allí:

"Por primera vez en treinta años de democracia, don Juan Carlos ha dado su opinión sobre un presidente del Gobierno en activo. Lo ha hecho, además, para alabarle: cuando una periodista de El Mundo le pidió tras la entrega del Premio Cervantes que hablara de Zapatero, lo definió como un "ser humano íntegro", "muy honesto" y "que no divaga". "Él sabe muy bien hacia qué dirección va y por qué hace las cosas", añadió en unas declaraciones que suponen un espaldarazo al jefe del Ejecutivo".

Lo que más me ha divertido ha sido la lectura de los comentarios (244 en ese momento) porque revela hasta qué punto eso que en eppanyiol se conoce como política no es sino un masivo cacareo de sectarismos con dos bandos aparentemente bien diferenciados. Me divierte porque es algo que introduce más grietas en el Frente Nacional (eso que llaman pepé), que es el bando que hasta ahora había mostrado mayor solidez (herencia militar, supongo) y muestra una marea de voces indignadas porque el jefe del estado se expresa en términos positivos sobre el presidente del gobierno, porque dijo de éste que es un "ser humano íntegro", "muy honesto" y "que no divaga". ¿No es grotesco?.

Yo soy republicano, pero no es entusiasmo lo que me produce el republicanismo incipiente legible en esa fétida reacción ppoppular.

domingo, 11 de mayo de 2008

la ardilla roja

Hace unos días le comenté a Berlin que acababa de ver una película cuyo nombre ahora no recuerdo, de Julio Medem; Berlin me contestó dándome a conocer la mala imagen que de ese director tenía y la existencia de La ardilla roja, película que vi ayer, rapidshare mediante, loado sea.

Me ha encantado la película, aun habiendo estado a punto de abandonar su visión; y es que, al revés que en el caso de la otra película (hhmmmbfgj!!!), la tensión de implicación en la trama ha ido aumentando. Si en la otra el tramo final se puede calificar con doble razón de cagada, en ésta es el tramo inicial el que no consigue convencer.

Alguien que -como yo: por disgusto- abandonase la sala de proyección (podría haber sido mi caso de haberme hallado en una) lo habría hecho, en el caso de la película X, habiendo visto, con inicial fascinación progresiva y subsecuente entusiasmo menguante, la mayor parte de la película, consciente de haber visto algo muy interesante que, no sólo está agotado: entra fétidamente en el marasmo de la boutade.

En el caso de La ardilla roja, el abandonador se habría perdido una excelente película (o casi), saliendo convencido de haber asistido a la proyección del tradicional bodrio eppanyiol.

calor

Uno de los beneficios inmediatos de la llegada del calor (hoy es el primer día en que se puede decir inequívocamente que hace calor ... a mediodía: por la mañanita hacía un fresco tentetieso) es la renovada posibilidad de caminar descalzo por la vivienda. Oh, sí, siento esa capa de sudor formándose progresivopegajosamente sobre mi piel, oh qué placentero asco.

domingo, 4 de mayo de 2008

Energía potencial del cerezo en el mes de María

Bärlauch


Estas son flores de ajo silvestre, cuyo nombre en alemán (Bärlauch) se corresponde con el latino (allium ursinum). Ignoro si los osos son aficionados a su ingesta. Yo sí. Por aquí son muy frecuentes en los humedales. Con sus hojas se hace un pesto delicioso. Tomado literalmente, la traducción sería puerro de osos, pues Lauch es el nombre alemán para puerro. Al cebollino se lo llama Schnittlauch (puerro/ajo de corte/cortado/para cortar) y al ajo Knoblauch (puerro de botón/pomo). Y así estamos ...

Ostpark


Al parque le han vuelto los colores. Todavía hay árboles con las ramas peladas, pero este pulmón verde empieza a respirar hondo su música de trinos y sus fragantes aromas.

La Leipziger Strasse


Bockenheim es uno de los muchos barrio-pueblos de que consta Frankfurt. La Leipziger es la calle de la vidilla del barrio. En las horas punta es un hormiguero humano.

el Main viniendo de Offenbach


El nombre que se suele dar al río en castellano es Meno. Es un afluente del Rin. La foto está hecha desde el puente de la A112. El tráfico es tan intenso que no es posible buscar un apoyo sin vibraciones.

Pandita resfriado

Adiós, mendrugo, adiós

Qué liberación que elementos como ése desaparezcan del panorama parlamentario.

Yo no tengo filiación política alguna, es sólo que, ante el debate entre los unos y los mendrugos, me quedo con los primeros.